MULTIMASKING Y LOS DISTINTOS TIPOS DE PIEL

Hace tan solo unos días vimos los 6 principales tipos de mascarillas faciales que se suelen utilizar, pero hay una nueva técnica que combina varias de ellas, porque en un mismo rostro no tiene por qué todas las zonas ser igual, de hecho, pocas veces todo el rostro es igual, por ejemplo, podemos tener la zona T grasa, el contorno de ojos sensible, y el resto de la piel, seca, por lo que cada una de éstas zonas necesita un tratamiento diferente, al igual, una mascarilla diferente.

"Multimasking" se ha llamado a la técnica de combinar diferentes mascarillas en un mismo rostro, dentro de la misma terapia. También recibe ese nombre la aplicación de diferentes mascarillas, una tras otra.

Para elegir tu "multimasking" ideal, primero tienes que estudiar tu rostro:
  • PIEL NORMAL: se encuentra equilibrada, responde bien a los tratamientos y luce sana e hidratada.
  • PIEL SECA: produce menos grasa de la que debería, retiene menos la humedad, puede aparentar tirante, áspera, apagada.
  • PIEL GRASA: produce más grasa de la que debería, aparenta aceitosa, con brillos y poros dilatados, en ocasiones, también con acné.
  • PIEL MIXTA: la que presenta diferentes características dependiendo de la zona, mezcla diferentes tipos de piel.

El primer paso es desmaquillarse bien y retirar cualquier tipo de impurezas de la piel y una vez que sepas cómo es tu  rostro y qué necesita cada zona, puedes empezar a aplicar las mascarillas que sean necesarias, personalizando totalmente tu sesión de belleza.

Se aconsejan las mascarillas de arcilla por su efectividad y sus múltiples propiedades, por ejemplo, en el caso que propuesto antes, en la zona T, frente y nariz se aplicaría una purificante, en los pómulos, una exfoliante, en el contorno de ojos una especial para ello, y en el resto del rostro una hidratante y suavizante.

Apúntate a ésta técnica y dale a tu piel lo que necesita!

- Imagen: Pixabay libre

Comentarios