MI EXPERIENCIA CON LA CERA CALIENTE PARA DEPILACIÓN

Pues si os dijo la verdad, estoy un poco cansada de usar la máquina eléctrica para la depilación, principalmente porque hace muchísimo ruido, porque tardas un rato bastante grande y termino hartándome y porque tienes que coger algunas posturas un tanto incómodas para hacer algunas zonas, así que he decidido probar con la cera caliente a ver que tal y hoy os voy a contar mi experiencia.
Primero quiero decir que para una profesional o alguien que esté acostumbrada a usar éste método, debe de ser "la pera limonera" porque el resultado queda muy bien, pero para las primeras veces es un tanto coñazo, os cuento.



La que he usado ha sido la de la marca "Bonté" que es la que venden en el Supermercado Día, de precio muy bien porque la cogí por algo más de 2€ aunque creo que de normal es mas cara y en un principio las instrucciones parecían fáciles (no necesitas bandas ni nada): Se calienta en el microondas entre 1.5 y 2 minutos dependiendo de la potencia, de deja reposar 1 minuto más sin abrir la puerta, se remueve y cuando tenga la textura de la miel, se aplica con el palito en una capa de unos 2mm. y al cabo de unos segundos se retira alzando un poquito de un extremo y con un tirón firme en dirección contraria al crecimiento del pelo.

Pues algo me ha pasado con la temperatura, primero no se deshizo bien, no podía ni meter el palito, estaba dura por lo que la volví a meter al microondas y ésta vez se debió calentar de más porque estaba muy líquida, me esperé y cuando se espesó un poco y no quemaba, la empecé a usar.

El resultado ha sido bastante bueno, suave y lo más importante, arranca bien los pelos, pero desde mi sinceridad os digo que es una guarrería, los restos de cera (que quedan muchos) se retiran muy mal, ni con el aceite, ni con agua, ni con gel, ni con la mano... y te vas pegando por todas partes, además tienes que tener muchísimo cuidado para que no gotee (que en mi caso goteaba) y como os decía, sale muy mal.


En cuanto al dolor a mi no me ha dolido apenas, diría que menos que con la máquina eléctrica, ya que pegas el tirón firme, no va poco a poco, por lo que mi experiencia se reparte en buena y mala.

A FAVOR:

  1. El precio y la facilidad para conseguirla.
  2. Duele menos que la eléctrica.
  3. Si tienes práctica no tardas mucho.
  4. Es fácil de hacerlo sola.
EN CONTRA:
  1. Los restos de cera salen muy mal.
  2. Deja muchos restos.
  3. Gotea.
  4. Problemas con los tiempos de calentamiento y la textura.
  5. No se si se puede reutilizar pero si tenías mucho pelo es una guarrería, es mejor tirarla y en éste caso me he gastado prácticamente el bote entero, por lo que tendría que comprar uno nuevo cada vez.
Inmediatamente después de hacer ésta depilación, las piernas se me han quedado con apariencia amoratada por algunas zonas y todos los poros muy rojos, me he lavado con agua fresca y jabón, para ver si también así quitaba los restos y después me he echado crema. Al poco tiempo han vuelto a la normalidad y se han quedado suaves.

Llamadme torpe pero no me he apañado muy bien con ésta técnica, no me ha convencido demasiado y no me apetece tener que tirarme más tiempo limpiando lo que mancho que lo que tardo en depilarme, por lo que no volveré a comprarla, aunque repito que si tenéis práctica posiblemente os guste más que los demás métodos. Yo, por mi parte, probaré otras técnicas a ver si encuentro el método más cómodo, fácil y rápido.

Os contaré.

Comentarios